La vitamina B2 o Riboflavina


La vitamina B2 es una vitamina hidrosoluble de color amarillo. En los comienzos de su descubrimiento se la denominó Riboflavina y aún sigue conociéndose por ese nombre al mismo tiempo que B2.

La vitamina B2 tiene una curiosa forma de actuar. Por un lado, es necesaria para mantener en bunas condiciones la piel, las mucosas y de forma especial la córnea, por su capacidad de oxigenar es imprescindible para la buena visión.

Un dato curioso es que la necesidad del cuerpo de esta vitamina es que se incrementa en función de las calorías consumidas en la dieta: a mayor consumo calórico, mayor es la necesidad de vitamina B2.

Esta vitamina B2 es, por lo tanto, extremadamente importante para la producción de energía en el organismo.

Otra de sus funciones consiste en desintoxicar el organismo de sustancias nocivas, es decir de toxinas. Además, participa en el metabolismo de otras vitaminas, por lo que actúa como catalizador de otras.

Así pues, esta humilde vitamina, apenas conocida, es sumamente importante para tu dieta.

Fuentes de Vitamina B2 o Riboflavina

– carnes

– lácteos

– cereales

– levaduras

– vegetales verdes

– quesos procesados

– zumos de fruta enriquecidos

– al ser un aditivo alimentario permitido, numerosos productos industriales la contienen. Se la reconoce por el código E-101.

Cantidades diarias necesarias:

– niños:  1,5mg

– adultos:  1,7 mg

La vitamina B2 no se almacena en el organismo y el sobrante se excreta por la orina, por lo que no tendremos reservas de la misma si no se ingiere diariamente.

Carencia de vitamina B2

Su carencia origina trastornos oculares, bucales y cutáneos, cicatrización lenta, fatiga crónica, diabetes, hipertiroidismo, estados febriles prolongados, estrés, síndrome oral-ocular-genital, queilitis angular, fotofobia y dermatitis seborreica.

Puedes preguntarte si te falta vitamina B2 si notas los siguientes síntomas:

– labios agrietados y rojos

– inflamación de la lengua

– agrietamiento en los ángulos de la boca

– úlceras en la boca

– garganta adolorida

– piel seca

– fluidos en las membranas mucosas

– anemia por deficiencia de hierro

– sensación de quemazón y prurito en los ojos

– fotosensibilidad ocular o fotofobia

– dermatitis seborreica

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias y ofertas! ????

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad