¿Las parejas se rompen en vacaciones?

Existe una estadística o… mito, no sé bien cuál de las dos palabras elegir, que dice que las parejas se rompen en vacaciones.

Y digo que, tal vez es un mito, porque yo no he encontrado dichas estadísticas en ninguna parte. Mi experiencia me dice que hay parejas que se rompen en vacaciones igual que las hay que salen reforzadas de esta breve experiencia.

Quizás pues, todo depende del enfoque que se les dé a las mismas.

Ayer un conocido me estaba explicando con deleite la maravillosa experiencia que habían vivido él y su mujer en un viaje que acababan de hacer a Irán.

Ya de por sí es un destino que encontré extraño con la que está cayendo por allí. Pero él me explicó que, en realidad, estamos llenos de prejuicios y que habían ido en un viaje organizado por una persona que conoce muy bien aquello. No solo había sido interesante descubrir el país de la antigua cultura persa que aún perdura, sino que habían descubierto también que sus gentes son maravillosas y acogedoras. Que la mayoría de la gente no solo rechazan, sino que luchan contra el integrismo y que lejos de ser una zona destruida, aquello está lleno de jardines y construcciones maravillosas que recuerdan las mil y una noches.

El hombre estaba encantado con la experiencia que habían vivido. Pocos minutos después, mientras él iba a buscar bebida, su mujer me dijo que era ella quien había tenido la idea, que él no quería ir, pero que ahora estaba encantado.

Eres convincente le dije, menos mal que te ha salido bien.

Me la jugué, me respondió ella.

Ahí está la clave, pensé, en que la mayor parte de las veces nos la jugamos con nuestra pareja y, claro está no siempre sale bien.

Yo pienso que, si la pareja se rompe en las vacaciones por exceso de convivencia, como dicen algunos psicólogos, es que la pareja estaba ya rota.

¿Qué hay mejor que poder pasar unos días con la persona a la que amas?

Sin embargo, no todo es tan fácil. Además de estar con la persona a la que quieres hay que estar a gusto.

Pensemos un momento en qué consisten las vacaciones.

 

Es un periodo al que nos da derecho nuestro sistema social (y que en la mayoría de las culturas hasta hace poco no tenían).  Estas sirven para desconectar de la vida laboral, pasar un tiempo con la familia y los amigos, descansar físicamente y, sobre todo y principal, tener el derecho a elegir nuestras actividades durante ese periodo.

Ahora imaginad, una pareja en la cual, esa elección consista en cosas distintas.

Mientras ella quiere ir al pueblo a ver a su familia, él quiere hincharse de playa y paellas. O aún peor, que ambos quieren un viaje, pero el destino de sus sueños es diferente.

En cualquier caso, la mayoría de las veces, no hay consenso y uno de los dos acaba cediendo a los caprichos del otro. Y, empleo la palabra capricho y no deseo, porque cuando impone su voluntad en lugar de negociar un punto intermedio lo que hace es obligar al otro a ceder a sus caprichos.

El deseo es generoso, el capricho es egoísta.

Y ahí es donde nos la jugamos. Los dos, por supuesto.

El que cedió, porque si, al final el viaje acaba siendo de su agrado, va a estar agradecido a su pareja de haberle obligado a ir. Pero si no es así, va a pasar las vacaciones enfadado, quisquilloso y triste, pensando que está dilapidando sus días de ocio y descanso en algo que no le gusta en absoluto y perdiendo un tiempo que no volverá.

El otro, a su vez no va a entender porque, si él o ella cedió a su capricho, ahora no disfruta y le amarga las vacaciones.

Evidentemente, va a hacer falta mucho amor para que esa pareja salga intacta de la experiencia.

 

¿Soluciones?

Pues soluciones hay varias, pero todas pasan por la comprensión y la generosidad.

Yo voy a dar algunas ideas.
  1. Partir las vacaciones dos periodos en los cuales cada uno de los dos elige el destino y se amolda a los planes del otro.
  2. Buscan un plan intermedio en el que los dos estén de acuerdo, menos emocionante para uno y menos aburrido para el otro. El único problema de este plan es que, casi siempre, se acaba haciendo lo mismo y se corre el peligro de la rutina. A veces la casa de la playa o del pueblo acaba siendo una prisión en la que el tedio puede ser insoportable. Pero, afortunadamente no siempre en es así.
  3. Que la pareja reserve una parte de las vacaciones para ir cada uno por su lado a su destino favorito y, otro periodo, para pasarlo juntos contándose la experiencia. Ya he avanzado que había que ser géneroso/a y, sobre todo, ni celoso/a, ni posesivo/a.
  4. Lo echáis a suertes y un año empieza eligiendo uno y al año siguiente elige el otro. Eso sí, os recomiendo que lo pongáis por escrito y los firméis y lo pongáis en un sitio seguro. La memoria es débil en cuestiones como esta.
  5. La más clásica, no se ponen de acuerdo, se pelean, no se deciden por nada y ambos se quedan en casa enfadados y reprochándole al otro el estar perdiendo las vacaciones. No es una solución, pero es lo que ocurre en una inmensa cantidad de casos.

Yo ya no os puedo decir más. La elección es vuestra.

Solo os recomiendo diálogo, mucho diálogo.

Si tienes una ilusión, verdaderamente una ilusión y no un capricho y se lo explicas bien, tu pareja aceptará seguramente de buen grado ceder a tu deseo. Claro está, si eso no se repite cada año, porque seguramente él o ella también tiene sus propias ilusiones.

 

 

 

 

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias y ofertas! 😎

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Comparte esta entrada en tu redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Llévate el libro "Iniciación a la Magia y algunos Rituales sencillos"

  • Empieza por saber que es la Magia
  • Reúne los Materiales
  • Practica con algunos Rituales sencillos
libro iniciación a la magia y rituales sencillos cechila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Rosalía Colomo Prados.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba

¿Tienes que irte ya?

Lástima… Pero, no te vayas con las manos vacías. ¡Tenemos un Regalo para tí!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad